martes, 23 de diciembre de 2014

"Una propuesta inclusiva"

Marina Subirats

Article de Marina Subirats, Catedrática Emérita de Sociología en la Universidad Autónoma de Barcelona, publicado en Publico.es

La lectura de la propuesta económica de Podemos, “Un programa económico para la gente” suscita diversas reflexiones de fondo. Los aspectos que trata son diversos, pero quiero comentar aquí uno de ellos que hasta ahora no he visto que destacara en ningún comentario. He aquí, por fin, una propuesta económica inclusiva, no sólo de la gente, en general, tal como apunta su título, sino —y ello es sumamente raro— de los intereses y necesidades de las mujeres. Una propuesta que realiza lo que en términos técnicos denominamos “transversalización de género”, concepto que significa que no ha sido pensada exclusivamente desde una óptica masculina a la que se ha añadido alguna medida, algún guiño dedicado a las mujeres, sino que parte ya, en toda su concepción de la economía, de las aportaciones que hacen hombres y mujeres, en sus diversas modalidades, y de los recursos y formas de organización necesarios para que tales aportaciones puedan producirse.


Algo sumamente raro, como digo. Algo por lo que las mujeres debemos felicitarnos: por fin alguien toma en serio nuestras reivindicaciones y las universaliza, es decir, las trata como un elemento indispensable al formular una propuesta económica innovadora. Por fin un programa económico menciona la importancia del cuidado y del trabajo doméstico, su carácter indispensable para la vida humana, la necesidad de que tales tareas sean compartidas en forma igualitaria entre hombres y mujeres, que sean consideradas también desde un punto de vista económico, tanto para generar empleo como para recibir apoyo. La incorporación masiva de las mujeres al trabajo profesional ha sido una fuente de riqueza que explica gran parte del crecimiento de los últimos decenios; pero el hueco que ello ha supuesto para las tareas reproductivas y de cuidado nunca ha sido seriamente considerado: era tarea de las mujeres, de su esfera privada, no tenida en cuenta en el mundo público. Ello nos ha llevado a la doble jornada, a la doble responsabilidad, al excesivo cansancio. Es hora de aflorarlo y hacer visible aquella máxima sabia: “Lo personal es político”.

Reivindicaciones, pues, que no son exclusivas de las mujeres, pero que surgen de nuestra experiencia y reflexión: el mejor aprovechamiento del talento femenino, la urgencia de la creación de servicios, como por ejemplo una red de guarderías con carácter universal, la existencia de permisos parentales igualitarios, el rechazo de los contratos temporales sólo para mujeres, el reparto del trabajo remunerado de modo que hombres y mujeres tengan sólo una carga de 35 horas semanales, para poder así compartir el cuidado familiar, etc. Cuestiones no resueltas que nos han conducido a la dificultad creciente para ser madres: el 1,2 criaturas por mujer en edad fértil al que ha llegado la sociedad española muestra a las claras que, o encontramos soluciones colectivas, o vamos directamente camino de la extinción y de la dependencia de la inmigración.

La algarabía que se ha producido a partir de la presentación de este documento está impidiendo un indispensable debate en profundidad de las medidas propuestas. De lo que se trata, aparentemente, es de que a nadie se le ocurra reflexionar seriamente sobre ellas, sino que su total descalificación impida su consideración. No fuera caso que las encontráramos razonables y aumentara aún más rápidamente una intención de voto que crece como la espuma.

Y, sin embargo, la situación de España es suficientemente grave como para que se produzca este debate sobre por dónde deben discurrir los derroteros económicos en los próximos años. Guste o no a los grandes partidos que han ido alternándose en el poder en la etapa democrática, estamos ante un cambio de actores y de reglas de juego: no sólo la globalización, sino también los avances en la información y la creación de redes sociales impulsan estos cambios, y es ya evidente que quien quiera frenarlos quedará atrás, en un plazo de tiempo impredecible, pero probablemente no muy largo. Aunque, evidentemente, las resistencias al cambio serán también no sólo las habituales, sino especialmente duras, dado lo mucho que van a perder los grupos sociales que en los últimos tiempos han conseguido dominar la escena mundial. Y teniendo en cuenta también la potencia de los medios de los que disponen para tratar de conservar sus privilegios. Así que, en lugar de lanzarnos a descalificar las propuestas innovadoras y a quienes las formulan, mejor sería que nos pusiéramos a trabajar para ver su conveniencia y viabilidad.

La propuesta de Podemos no me parece en absoluto un documento revolucionario. Apunta, ciertamente, a cambios en profundidad, sobre todo a cambios de criterio respecto a lo que debieran ser las prioridades de la actividad económica, y en este sentido marca una ruptura con los programas al uso. Pero partiendo de bases que teóricamente tan sólo un insensato puede negar hoy: la necesidad de reducir las desigualdades, de preservar la naturaleza, de poner la economía al servicio de las personas, no de las ganancias. ¿Quién puede negar que estos son precisamente los objetivos adecuados para la actividad económica e incluso para las políticas que la regulen?

Dos formas de ataque se han suscitado inmediatamente: el ataque personal a los líderes de Podemos y a los economistas que han formulado las propuestas, por una parte. Típicos ataques “ad hominem” cuando flaquean las razones. Y otro tipo de ataques, aparentemente más técnicos, consistentes en decir: ¿de dónde saldrá el dinero para realizar este programa? Y en argumentar que tales medidas económicas suponen un peligro para la inversión de capitales en el país, y por lo tanto no puede sino abocar al desastre. 

Dejando de lado el primer tipo de ataques, indignos pero poco inteligentes, que en general contribuyen a desacreditar a quienes los formulan, veamos que ocurre con el segundo tipo. Derivan de la lógica en la que la ganancia capitalista ocupa el lugar de la religión en sociedades del pasado: algo trascendente, intocable, eterno, más allá del bien y del mal, una ley natural que no admite discusión. La misma que ha sido invocada durante todos estos años de crisis para recortar los salarios sin piedad, reducir plazas en el sector público y destruir pequeñas y medianas empresas. Todo para respetar una ley del capital que, en caso de ser conculcada, no permitiría crear empleo. Con el catastrófico resultado de todos conocido.

Si algo tienen de revolucionario estas propuestas es que operan desde el sentido común, desde un territorio liberado de la contaminación mental que ha producido el neo-liberalismo, que nos ha llevado a razonar sólo en función de unos parámetros repetidos machaconamente hasta la saciedad, hasta anular la capacidad de raciocinio. Porque, dicho llanamente, ¿podemos admitir realmente que se hizo el hombre para la economía, o más bien la economía para el hombre? ¿Cómo hemos podido llegar a admitir que, superadas las etapas escatológicas, el capital y su acumulación hayan venido a ocupar el puesto mismo de los dioses en la escala de las finalidades humanas?

Pues bien, parece claro que la economía se hizo para el hombre, y no a la inversa. Y quizás incluso para la mujer. Hay que felicitar a los autores que hablan de la gente, y hacen un programa económico no sólo para “la gente”, y también para las mujeres. 

Hay que felicitar a Podemos por haberlo impulsado y por tratar de llevarlo a la realidad. Y hay que pedir a las mujeres que se informen sobre estas propuestas, las discutan y mejoren, porque, efectivamente, otra sociedad comienza a ser posible si nos ponemos a ello. Al tiempo que hay que advertir que esta vez las mujeres no vamos a aceptar que todo quede en palabras, sino que exigiremos medidas concretas reales, más allá de las leyes y los discursos con los que algo hemos avanzado, pero no lo suficiente para llegar a la forma de convivencia que necesitamos. 

lunes, 15 de diciembre de 2014

El valor de la vida

Carme Porta

Article de Carme Porta, publicat a El Periódico 
Barcelona, 2 de la matinada, ella –té 38 anys- torna a casa després d'una festa amb la gent amb qui havia anat a l'institut. Torna contenta d'haver retrobat antics companys i companyes. De sobte, un soroll, una ombra, una navalla i una amenaça. Crida. “Estira't i deixa de cridar o et mato” li diu el propietari de l'ombra, amb la navalla al coll. Ella obeeix. Veu una escletxa, li enfonsa els dits als ulls i es pot desfer d'ell momentàniament. Torna a cridar i li fa una patada que el plega. Apreta a córrer. Pocs segons després ell li va al darrera. Algú els veu i el crida. Ell fuig. A ella l'acompanyen a la comissària amb un shock.
Sabadell, 6 de la tarda, ella --té 10 anys-- va a buscar la seva amiga a casa, són veïnes. Obre la porta el seu pare, “passa”, li diu, “no trigarà a arribar”. La porta al menjador, són sols i ella sent certa incomoditat. De seguida el li demana si el pot ajudar a agafar una cosa sota el llit. Allà mateix la immobilitza, la toca, la grapeja, la besa... “no diguis res”, li diu, “que el teu pare s'emprenyarà amb tu”.
Mataró, 11 de la nit, ella – té 45 anys- discuteix ambla seva parella. Ell, no és la primera vegada, li ha pegat i ella es defensa. Ell li retreu que la enganya. Ella assegura que no, que no coneix cap home ni hi parla des de que és amb ell, que només parla i saluda amb algun veí quan coincideixen a l'escala “Amb el veí m'enganyes, puta!” . Ell s'acosta i l acolpeja de forma violenta i continuada: cops de puny, patades... els veïns truquen a la porta. “Que passa? Obriu!” ell treu l'escopeta i li dispara a ella, obre la porta i dispara els veïns i surt corrents deixant l'arma.
Són relats o realitats? En tot cas són situacions quotidianes en que es troben moltes dones. La violència masclista és una realitat que cal eradicar i, per això s'han desenvolupats recursos i serveis. Per això es va fer una llei, la 5/2008, que vol desenvolupar el dret a viure sense violència, un dret humà fonamental. Una llei llargament reclamada que dota d'instruments per a la lluita contra la violència masclista i dona a les dones espais de seguretat, tot creant mecanismes de coordinació i acció, que necessiten les diferents situacions.
Agressions sexuals, violència en l'àmbit de la parella, abusos a menors... són situacions massa reals i estadístiques preocupants que no poden ser fredes ni ignorades. La violència masclista no és obra de bojos ni malalts sinó fruit d'una naturalització de la violència que ha quedat inserida en les estructures socials, com allò inevitable.
Ahir, en un mitjà de comunicació públic algú va dir que “per dramàtic que sigui, són pocs casos” l'estadística utilitzada contra les dones, un cop més. Es compara amb altres països però no amb altres conflictes o altres causes de mort. No deixa de ser curiós que les morts per terrorisme -que condemno sense matisos- que són molt menys i, en comparació amb tota la gent que no mor per actes terroristes no és una quantitat ínfima? Que un seguidor d'un equip mati un altre –un fet dramàtic i inacceptable- tampoc afecta, quantitativament un gran nombre d'aficionats si comptem totes les persones que omplen els camps de fútbol o el segueixen. En canvi aquests casos es destaquen, es visibilitzen, s'actua amb contundència... mentre les morts de violència masclista que són forces més, s'invisibilitzen, s'amaguen, es frivolitzen.
Així, la violència estructural, un cop més, es naturalitza des d'un mitjà públic. S'argumenta, es menysté i es defensa com a problema menor. Les dones negades, les dones sense drets de ciutadania, tot per una estadística interpretada, tot per una opinió subjectiva que aprofita el fòrum. Lamentable! Quan aquells que poden omplir de valors positius els mitjans treuen valor a la vida.

II Edició Seminari Història de la Teoria Feminista


Compartim aquesta proposta de Seminari organitzat per @GrediDona, coordinat per la Dra. Trini Donoso de la Universitat de Barcelona i en el que participa la Dra Rosa Cobo de la Universitat d'A Coruña. 


Abrimos la II edición del seminario de Historia de la Teoría feminista.

Estamos viviendo un momento histórico en el que el feminismo se ataca desde múltiples posiciones y utilizando diversos medios. Se pone en duda su capacidad de transformación, su utilidad e incluso se le acusa de poder llegar a producir fracturas sociales. 

Los ataques al movimiento son constantes, sistematizados, ofensivos y en muchas ocasiones violentos. Como siempre en ciencias sociales las causas se multiplican: globalización capitalista, crisis financiera, miedo al avance en el derecho de las mujeres, una conciencia social más sensibilizada que produce tensión entre grupos dominantes, contexto mundial neoconservador, etc. 

Sea como sea, se ha ido gestando una rebelión simbólica para acabar con el sueño feminista, una pérdida de sentido crítico alrededor de los temas de género y una contrarrevolución en el tratamiento que hacen los medios de comunicación hacia los avances conseguidos por  las mujeres.

En este contexto queremos rescatar, recuperar, debatir y profundizar alrededor de los conceptos y las teorías que han configurado un movimiento político de importancia considerable para entender las sociedades del siglo XXI.

Més informació aquí:


martes, 28 de octubre de 2014

"Dones lliures en un país lliure"


Compartim aquesta informació d'un acte organitzat pel col·lectiu "Feministes per la Independència" de Ara és L'Hora i que tindrà lloc el proper divendres 31 d'octubre a les 19h al CCDFB C/ Sant pere Més baix , 7. 

En aquest PDF disposeu de més informació.


lunes, 6 de octubre de 2014

#Compartim i Celebrem els #25AnysDonesJuristes Agenda d'Actes.


Molt contentes de compartir amb Dones Juristes la celebració del seu Aniversari. Com bé sabeu, moltes de les dones que formen part de Dones Juristes també són activistes feministes al nostre Fòrum de Debat. És per això que la celebració és doble i la compartim amb gran il·lusió. Tanmatiex, algunes de les membres de la nostra Coordinadora hi participaran activament durant els actes de celebració. La Gemma Lienas, fundadora del Fòrum Feministes de Catalunya assistirà al Sopar Homenatge del Divendres 24 d'Octubre com a cloenda de les activitats organitzades.

L’Associació Dones Juristes compleix 25 anys d’història i de lluita pels drets de les dones i, per celebrar-ho, ha preparat un nodrit programa d’actes diversos que es portaran a terme al llarg del mes d’octubre. Cadascun d’ells tindrà un matís diferent per destacar i incloure la col•laboració de totes aquelles entitats i institucions amigues i amics que ens han acompanyat des de diferents àmbits des que l’1 de juliol de 1989 un grup de dones decidia posar-se a treballar per construir una societat més justa i signava l’acta de constitució del que avui és l’Associació Dones Juristes.

Aquí teniu el Programa: En PDF 

#Reportaje Mujeres y Mercado Laboral: Propuestas de 4 expertas.


Reportaje publicado en Agenda Pública

Algunas conclusiones de la mesa "Mujeres y trabajo", un debate organizado por la Comisión de Mujeres Abogadas del Col·legi d'Advocats de Barcelona, Feministes de Catalunya y Agenda Pública. A continuación, reproducimos algunas de las respuestas de las cuatro expertas participantes.


Alba Garcia SànchezAlba García Sánchez, Secretaria de la Mujer y la Cohesión social en CCOO Cataluña.


Cuáles són las principales dificultades con las que se encuentran hoy en día las mujeres en el ámbito laboral?
El mercado laboral, con la excusa de la crisis, cada vez es más hostil para las mujeres, parece que nos quiera "devolver", como en tiempos pasados, el título de "reinas del hogar" para ocuparnos en exclusiva de todo lo que conlleva la reproducción de la vida humana y especialmente para substituir todo aquello que el sistema público ha dejado de garantizar gracias a las políticas de recortes.
No es baladí que la tasa de actividad para las mujeres esté 11 puntos por debajo de la masculina en edad legal de trabajar y que la razón argumentada sea la necesidad de atender responsabilidades de cuidado.
Las reformas laborales han generado una ocupación a la que las mujeres acceden en menor medida que los hombres, nos cuesta más tiempo encontrar un trabajo remunerado, tenemos una brecha importante en prestaciones, subsidios y pensiones,   una vez conseguido un puesto tiene muchos números de ser precario, temporal, a tiempo parcial, con una jornada laboral irregular que hace imposible la conciliación y con con un salario bajo, segregado y que no garantiza escapar de la pobreza ni llegar a final de mes.
¿Cuáles pensais que deberían ser los principales compromisos y actuaciones que los partidos políticos deberían adoptar en esta materia?
  • Políticas activas para fomentar la ocupación de calidad teniendo en cuenta realmente la situación real de las mujeres
  • Recuperar poder adquisitivo a partir de sueldos dignos, eradicando la brecha de genero
  • Blindar medidas y planes de igualdad con negociación colectiva solida y respetada
  • Establecer una Renta Garantizada de Ciudadania como derecho básico
  • Recuperar la Sanidad Pública y restablecer los recursos públicos de atención social, dependencia y garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso
  • Aprobar la Ley de Igualdad de Catalunya
  • Pacto contra la violencia machista

Consuelo ChacarteguiConsuelo Chacartegui Jávega, Doctora en Derecho y profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social


¿Cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran hoy en día las mujeres en el ámbito laboral?Fundamentalmente, considero que la mayor dificultad con la que se encuentran las mujeres es que no se está dando cumplimiento a la legislación sobre igualdad de trato y no discriminación. En este sentido, seguimos con una legislación potente, entre la que hay que destacar los artículos 9.2 y 14 de la Constitución y la Ley Orgánica 3/2007 –de máximo rango legal-, que formalmente reconoce la igualdad entre mujeres y hombres, pero que en la práctica no se cumple. Las consecuencias que ello comporta es que la igualdad material está muy lejos de conseguirse. En definitiva, la cuestión es, por una parte, muy sencilla de explicar y, por otra parte, altamente compleja de revertir, pues los poderes públicos no están poniendo los medios para que se cumpla la normativa.
¿Cuáles pensáis que deberían ser los principales compromisos y actuaciones que los partidos políticos deberían adoptar en esta materia?
Los partidos políticos deberían poner todo de su parte para dar cumplimiento al artículo 9.2 de la Constitución, esto es, promover las condiciones para que la libertad y la igualdad de las mujeres y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de las mujeres en la vida política, económica, cultural y social. Esto implicaría, por un lado, aprobar medidas de acción positiva en las distintas instituciones, así como en el empleo público y privado, que contribuyan a la igualdad material, como pasa en otros países -como Noruega, Finlandia y Suecia-, donde las cuotas de reserva son un mecanismo comúnmente aceptado en favor de la igualdad efectiva de las mujeres, mientras que en España se mira con recelo y se critica desde múltiples foros. Por otro lado, los partidos políticos deberían velar por el debido respeto a los derechos de las mujeres y expulsar de sus organizaciones a cualquier persona que realice actos, hechos o declaraciones que vulneren la dignidad de las mujeres. Hay que predicar con el ejemplo.

Raquel Serrano Olivares, Profesora Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

Raquel SerranoCentrándonos en las mujeres que han accedido a un empleo, dos son las principales dificultades con las que se enfrentan en el ámbito laboral.¿Cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran hoy en día las mujeres en el ámbito laboral?
Por un lado, la brecha salarial entre mujeres y hombres, que todavía hoy se sitúa en el 19,8 % (2011), y cuya expresión más dramática es el mayor índice de pobreza de las mujeres. Las causas de la brecha salarial son múltiples e interconectadas, atribuyéndose normalmente a factores supuestamente objetivos como las diferencias en cuanto al tipo de formación, profesión, tipo de contrato y jornada (tiempo parcial) o tipo de empresa. Sin embargo, es importante no perder de vista que esos factores supuestamente objetivos encierran en realidad situaciones en las que no se ha fomentado adecuadamente la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. En efecto, el tipo de formación, el tipo de profesión, el tipo de contrato y de jornada, y el tipo de empresa donde se sitúan preferentemente las mujeres son factores que responden a condicionantes sociales, culturales y políticos que han hecho posible – por acción o inacción – la infravaloración del trabajo de las mujeres, la orientación escolar y el acceso a las profesiones desde los estereotipos de género y la desigualdad en la asunción de las cargas familiares y domésticas, originando, así, la segregación horizontal y vertical de las mujeres en el mercado de trabajo y, de paso, sus menores niveles de renta salarial.
Por otro lado, las mujeres continúan asumiendo mayoritariamente el cuidado de hijas e hijos y otros familiares dependientes. Siendo así, para muchas mujeres, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral no es tanto un derecho como una necesidad para poder acceder y mantenerse en el empleo. La solución a esta problemática se ha hecho pivotar tradicionalmente sobre el contrato a tiempo parcial, sin embargo, esta modalidad contractual al servicio de esta finalidad no hace más que perpetuar la histórica desigualdad de las mujeres en la vida doméstica y profesional, en la medida en que el tiempo parcial supone cobrar menos, tener menos posibilidades de formación y promoción en el trabajo, y un menor nivel de protección social. Algo similar ocurre con las reducciones de jornada o las excedencias para el cuidado de hijas/hijos y otros familiares dependientes.
La conciliación no puede ser a costa del salario y de la carrera profesional de las mujeres. Para poder alcanzar la igualdad efectiva de mujeres y hombres resulta imprescindible una organización del trabajo que tenga en cuenta la perspectiva de género. Ello significa básicamente dos cosas: que se introduzcan medidas de organización más flexible y racional del tiempo de trabajo, y que el salario y los sistemas de promoción profesional se basen en aptitudes y méritos desligados del “presentismo” que predomina en nuestra cultura empresarial y que tanto ha perjudicado y sigue perjudicando a las carreras profesionales de las mujeres (segregación vertical). Junto a ello, resulta igualmente imprescindible que los poderes públicos desplieguen una política familiar que tenga como objetivos primordiales la protección de la infancia y de las personas dependientes y la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres en el ámbito doméstico y laboral.
¿Cuáles pensáis que deberían ser los principales compromisos y actuaciones que los partidos políticos deberían adoptar en esta materia? 
Yo situaría tres prioridades políticas en materia de igualdad de oportunidades y no discriminación entre mujeres y hombres.
En el ámbito educativo y de acceso a las profesiones y oficios, la erradicación de los estereotipos de género, la valorización del trabajo “típicamente” femenino, y la orientación de las niñas, adolescentes y jóvenes hacia profesiones y oficios “típicamente” masculinos.
En el ámbito familiar, la efectiva puesta en marcha de una política familiar que pivote sobre dos principios básicos. Por un lado, la plena incorporación de las mujeres en el mundo laboral y la conciliación de la vida laboral, personal y familiar a través preferentemente del fomento de medidas de ordenación flexible y racional del tiempo de trabajo. Por otro lado, la atención a la infancia y a las personas dependientes desplegando a tales efectos un servicio público, universal y de calidad.
En el ámbito estrictamente laboral, la inversión en políticas activas de empleo que consigan incrementar tanto la tasa de actividad de las mujeres como su tasa de ocupación, todavía hoy notablemente inferiores a las de los hombres.
Me interesa destacar para finalizar que las prioridades políticas trazadas solo serán posibles con mayor inversión pública. Por ello es preciso reconocer la necesidad de que el sector público se expanda como vía para alcanzar la igualdad efectiva de mujeres y hombres en la vida doméstica y profesional.

Teresa Blasi, abogada laboralista y socia fundadora del Colectivo AiDE

¿Cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran hoy en día las mujeres en el ámbito laboral?
Actualmente el desempleo es una de las mayores dificultades. Hubo un primer momento en el año 2008, con la caída del sector de la construcción, que fundamentalmente los que pasaron a estar parados de forma masiva fueron los hombres. Posteriormente, la crisis afectó a sectores fuertemente feminizados como son el sector de los servicios, comercio, hostelería, educación, servicios sociales (cuidado de otras personas), trabajadoras del hogar (sobretodo por lo que se refiere a las mujeres inmigrantes), y las mujeres pasaron a ser el colectivo más afectado por el desempleo.
Está demostrado estadísticamente que la precariedad afecta más a las mujeres que a los hombres. Existe una clara progresión de mujeres desocupadas o con trabajo precario y en situaciones de pobreza. La mayor parte de mujeres se sitúan dentro del ámbito de las relaciones laborales en los trabajos temporales y contratos a tiempo parcial; se han empeorado sus condiciones laborales y salariales, dentro del deterioro global de las condiciones de trabajo ya que también se ha incrementado la contratación parcial en los hombres.
Por otro lado, la reforma laboral 2012 en tanto que incorpora por primera vez la capacidad del empresario de reducir el salario de los trabajadores en base a circunstancias genéricas e inconcretas, provoca una mayor incidencia en la degradación del trabajo de la mujer por ser la parte más débil del contrato de trabajo, precarizando, su situación.
Por último, la discriminación en materia de promoción profesional constituye una de las principales dificultades que encuentra la mujer en el ámbito laboral. La asunción de las tareas relacionadas con la conciliación de la vida personal, familiar y laboral contribuye o dificulta la promoción, ya que la exigencia de una gran disponibilidad de horarios y, a veces, dedicación sin límite, es el “valor” predominante para el ascenso.
¿Cuáles pensáis que deberían ser los principales compromisos y actuaciones que los partidos políticos deberían adoptar en esta materia? 
  1. En materia de conciliación de la vida familiar y laboral, se debería modificar la regulación legal del tiempo de trabajo, para garantizar el derecho a la adaptación de la jornada (sin reducción) y al cambio de turno, sin perjuicio de los derechos ya existentes.
  2. Deberían establecerse legalmente, como contenido mínimo necesario de los planes de igualdad y de los Convenios colectivos, la obligación de eliminar cualquier tipo de discriminación.
  3. También debería modificar-se la regulación legal de la protección social (fundamentalmente la pensión de jubilación) del contrato a tiempo parcial, a fin de que la única diferencia sea la derivada de la cuantía de la base de cotización.
  4. Se debería cambiar la regulación legal de la pensión de viudedad en, como mínimo, los términos siguientes:
    1. Incremento de la cuantía.
    2. Equiparación de las parejas de hecho al matrimonio. La acreditación de la existencia de la pareja de hecho debe poder hacerse por cualquier medio aceptado en derecho, entre ellos, la notoriedad.
    3. Eliminación de los requisitos para el acceso a la pensión de viudedad respecto a la pensión compensatoria.
  5. Y por último, se debería dotar a la Inspección de Trabajo de los recursos e instrumentos suficientes para garantizar la aplicación efectiva del principio de igualdad.
 
"Dones i Treball" 1a Conversa del Cicle "Exigències Bàsiques als Partits Polítics de Catalunya". Manifest 8 de Març 2014 from Feministes de Catalunya on Vimeo.

lunes, 28 de julio de 2014

1a Conversa "Dones i Treball" Exigències Bàsiques als Partits Polítics de Catalunya


Compartim amb totes vosaltres aquesta Conversa "Dones i Treball" amb ponents expertes en la matèria que tractarem i que organitzem conjuntament amb les advocades de la Comissió de dones del Col·legi d'Advocats i Advocades de Barcelona i en col·laboració amb Agenda Pública, en el marc de la campanya del nostre Manifest "Exigències Bàsiques als partits Polítics de Catalunya"

A partir de Setembre impulsarem diverses accions. 

Aquesta conversa serà la primera d'una sèrie d'actes que organitzarem per aprofundir en els principals eixos del nostre Manifest amb la intenció de trobar respostes i concretar propostes per millorar la situació de les dones davant la crisis econòmica, la regressió en drets i llibertats que els governs de dretes impulsen amb les diverses reformes legislatives i el conjunt de retallades socials que afecten de forma directa a les dones.

Convidarem a tots els partits polítics del Parlament de Catalunya a participar en aquesta conversa per escoltar i poder expressar les seves opinions sobre un dels principals temes que es contemplen en el nostre manifest, imprescindible per a les dones, com és el món del Treball. 

Tanmateix, convidem a totes les associacions de dones, grups i xarxes feministes a fer-nos arribar les seves aportacions i propostes, així com a participar en la conversa, doncs el que pretenem és organitzar un debat/diàleg que ens permeti entre tots i totes trobar solucions.

Per tal de facilitar el correcte desenvolupament de la conversa, les persones que estiguin interessades en assistir, els preguem que s'inscriguin al mail que apareix en la invitació: comissions@icab.cat 


viernes, 25 de julio de 2014

El #Socialismo como la mejor respuesta para el #Feminismo del SXXI

Ricardo García Manrique
Hoy compartimos este pequeño fragmento de una entrevista realizada por la Asociación "Socialisme, Catalunya i Llibertat" a Ricardo García Manrique, profesor de Filosofia del Derecho de la Universidad de Barcelona en la que hace referencias a los derechos de las mujeres y a la libertad de tod@s. 

Aquí el fragmento en el que relaciona Socialismo y Feminismo.


El Socialismo como la mejor tradición política para dar respuesta al Feminismo del siglo XXI ... from Feministes de Catalunya on Vimeo.

Si quieres ver toda la entravista puedes acceder a la web de @Soccatllib en este enlace "Entrevista a Ricardo García Manrique, La Libertad de todos, una defensa de los derechos sociales"




jueves, 17 de julio de 2014

El fenómeno de Fi Partido Feminista sueco #FeminismoSXXI


#Compartimos Artículo publicado en PikaraMagazine escrito por *Alexander Ceciliasson es antropólogo, activista feminista y miembro del partido Feministiskt Initiativ.

El partido Iniciativa Feminista ha visto aumentar enormemente su popularidad este año. De ser un partido minoritario con menos del 1% de los votos según las encuestas nacionales, Fi ha doblado su membresía, las donaciones a los fondos para las elecciones se han multiplicado y son objeto frecuente de discusión en medios populares, en los que se le augura una alta probabilidad de entrar en el Gobierno este otoño. Si esto sucediera, sería un punto de inflexión para el feminismo sueco.

El próximo septiembre tendrán lugar en Suecia elecciones generales. El partido político Iniciativa Feminista (Feministiskt Initiativ ,abreviado como Fi or F!) está ganando terreno político y se presenta como un agente político a tener en cuenta;  aspira a obtener escaños en el Gobierno. Al mismo tiempo, se discuten a diario temas del feminismo en los medios de masas, proliferan como setas los blogs feministas, y el pasado junio la ciudad de Malmö acogió el Nordiskt Forum 2014 (Foro Nórdico), la mayor conferencia sobre feminismo e igualdad celebrada en los países nórdicos. A pesar de que también se entonan voces anti-feministas por todo el país (que, por desgracia, son seguidas por muchas personas), y queda aún mucho por recorrer en el camino de la igualdad, es también cierto que el feminismo está floreciendo en Suecia. Como asegura el nuevo lema adoptado por Fi: ”Está ocurriendo ahora”.
¿Por qué ahora? Un buen número de elementos ha contribuido a esta reciente ola de participación y popularidad del feminismo en Suecia. En enero una cadena de televisión pública emitió una serie de tres capítulos sobre el estado actual del feminismo sueco, una serie que, de hecho, criticaba el feminismo y debatía si “había ido demasiado lejos” y que, por el contrario, provocó una ola de apoyo al movimiento. Poco después, Fi organizó una manifestación en Estocolmo contra la violencia sexual y a favor de las nuevas leyes que establecerían la obligatoriedad del consentimiento activo de todas partes en el acto sexual. Esto quiere decir que la definición de violación no sería cuando alguien diga que no, sino cuando no todas partes hayan dicho que sí. Detrás de la propuesta está la retórica de que las mujeres no son sujetos sexuales considerados en disposición de los hombres hasta que digan ”no”. La convocatoria logró reunir a miles de personas, recibió atención mediática a nivel nacional y una lluvia de afiliaciones al partido.
Pero estos eventos no explican, por sí solos, el mencionado florecimiento del feminismo sueco. Durante varios años, ha tenido que configurarse un clima político y social del país que posibilitase el interés público y la simpatía hacia el discurso y la ideología feministas.
La igualdad feminista que se materializó a primeros de los noventa ganó pronto apoyos entre las feministas suecas. Con su visión constructivista del género (y la sexualidad), motivó que la lucha feminista no sólo incluyera a las mujeres sino también a las personas homosexuales, bisexuales, transexuales y queer. El feminismo ampliaba su perspectiva. Se expandía la teoría queer en los estudios de género de las instituciones y universidades, así como las teorías de la interseccionalidad, y las demandas del colectivo LGTB (como el matrimonio entre personas del mismo sexo) pasaron a ser temas muy debatidos entre el activismo feminista, y así han permanecido hasta la fecha. Aunque la idea de la interseccionalidad como tal no pasaría a ser el foco de atención hasta mucho más tarde. Y eso es lo que está pasando ahora.


El término ‘interseccionalidad’ fue acuñado por Kimberlé Crenshaw como el estudio de las intersecciones entre diversas formas de opresión, dominación y discriminación, estuvieran basadas en el género, la sexualidad, la clase, la etnia, la religión, la edad, la apareciencia física, etc. De nuevo el feminismo amplía sus horizontes. La interseccionalidad se ha vuelto una suerte de rescate para muchas/os feministas suecas/os ante uno de los mayores obstáculos de la historia del feminismo: aquél que suponía que el feminismo sólo era relevante para las mujeres blancas de clase media.
La revista cultural feminista sueca BANG es el primer ejemplo del feminismo interseccional. Cada número trata una amplia variedad de temas que incluyen la migración, el transgénero, la clase política, la etnicidad, la diversidad funcional física y muchos más, todos ellos en relación a la opresión y la desigualdad. Además, la interseccionalidad es un término clave del contenido político de Iniciativa Feminista, que aparece tan a menudo como la palabra “mujer” en numerosos blogs y foros feministas. Y ésta es una de las razones principales de la avalancha de interés y acción feministas en Suecia.
La intereseccionalidad es una forma de descentralizar el feminismo. Abandona la idea del género como la cuestión más relevante, al entender las diferentes formas de opresión como interrelacionadas. Las experiencias de una mujer negra no se pueden entender de forma exclusiva en términos de ser negra, o de ser mujer, sino que debe incluir las interacciones de las discriminaciones por ambos aspectos (que tienden, a menudo, a reforzarse el uno al otro). Una perspectiva intereseccional puede comprender y resistir mejor la opresión (patriarcal, capitalista). Lo que es más importante, amplía y fortalece al feminismo. La interseccionalidad es una forma de transformar el feminismo como ideología o movimiento social en una dimensión global de poder y liberación en nuestras sociedades.
El feminismo sin interseccionalidad es incoherente: no podemos luchar contra una forma de opresión si ignoramos otra. Cuando Lilly Allen lanza su cación ‘Hard Out There’, en la que satiriza sobre el sexismo en la industria musical cantando “No tengo que sacudir mi trasero para ti porque tengo cerebro”, pareciera que está todo bien. Pero cuando el videoclip muestra a Allen vestida íntegramente mientras en segundo plano aparecen varias mujeres negras sacudiendo sus traseros (¡a cámara lenta!), hay un problema. Es muy “duro ahí afuera” para las mujeres blancas que quieren ser tomadas en serio, mientras las mujeres negras pueden quedarse tranquilamente en ropa interior, contonéandose y moviendo sus culos. El mismo problema surge cuando el feminismo mainstream se vuelve transfóbico en su adherencia a categorías binarias de género (Hombre/Mujer). La igualdad será siempre una mentira si no incluye a todas las personas.
 

Un feminismo que es interseccional debería dejar de ser una ideología estigmatizada y asociada al arquetipo de la ‘histérica’ mujer-odiadora-de-hombres. Es una voz que no habla sólo por las mujeres, sino por todas aquellas personas que son discriminadas, contra toda forma de desigualdad. Es una voz de antirracismo, antifascismo y, muchas de las veces, contra el neoliberalismo y la explotación económica. Puede ser una voz que hable por un gran número de personas, de muchas formas diversas.
La idea de interseccionalidad aún necesita arraigarse en el discurso popular del feminismo en Suecia. Y el feminismo necesita suscitar una mayor adhesión popular. Pero está ocurriendo ahora. El porcentaje de votos requeridos para que un partido político entre en el Gobierno sueco es de un 4%. Si todo va bien, en septiembre ahí estaremos.


martes, 8 de julio de 2014

lunes, 30 de junio de 2014

#Enfoques sobre la Ley del #Aborto



En este post os ofrecemos una serie de artículos realizados por diferentes expertas y expertos que analizan el impacto del Anteproyecto de Ley del Aborto impulsada por el Ministro Gallardón del Gobierno del PP en España.

Cabe destacar, el rechazo mayoritario que esta ley ha generado en los movimientos feministas, así como en otras organizaciones y asociaciones de mujeres que lo ven como una contrareforma y un retroceso social para frenar la libertad de las mujeres. 

“Hoy hablamos de la supresión del plazo” de María Casado, directora del Centro de Investigación Observatori de Bioètica i Dret de la Universitat de Barcelona, publicado en eldiario.es

“La mujer, ¿sujeto de derechos?” de Argelia Queralt @argeliaqueralt prof. Derecho Constitucional UB. Directora editorial de Agenda Pública  y Silvia Fernández prof Derecho Penal en la UB, publicado en Agenda Pública

“El Anteproyecto de la ley del aborto, frente a los estándares europeos” de Lydia Vicente Márquez @lvicentem Directora Ejecutiva de Rights International Spain, abogada y consultora internacional de derechos humanos, publicado en Agenda Pública

“Nosotras decidimos” de Trinidad Noguera @TriniNMG Doctora en Ciéncia Política en la Universidad Complutense de Madrid, publicado en Agenda Pública http://www.eldiario.es/agendapublica/blog/decidimos_6_136196384.html

“Ley del aborto; una ley que produce violencia de género” de Máriam Martínez Bascuñán @MariamMartinezB prof Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid y directora del Máster Oficial en “Democracia y Gobierno, publicado en Agenda Pública

“Las legislaciones restrictivas no evitan los abortos” de Argelia Queralt @argeliaqueralt prof. Derecho Constitucional UB. Directora editorial de Agenda Pública publicado en eldiario.es 


Artículos publicados por Joan Queralt, @JoanQueralt Catedrático de Derecho Penal en la Universidad de Barcelona.

“Aborto derecho penal y moral” publicado en El País
“Vosotras país, vosotras decidís” publicado en El Periódico
“El aborto como derecho” publicado en El Periódico

“La contra reforma del Aborto” publicado en El País

“La Mujer vuelve a perder” publicado en El País


domingo, 29 de junio de 2014

De diálogos y pactos feministas ...

Carmen Castro
Compartimos este artículo escrito por Carmen Castro, economista feminista creadora de SinGenerodeDudas 

Llevo tiempo dándole vueltas y cada vez tengo más clara la necesidad que tenemos de articular diálogos y pactos feministas; es algo que pensamos muchas feministas con trayectorias diversas, y no se trata de ninguna innovación ni excentricidad, sino la constatación de un hecho cada vez más evidente. Sin embargo, salvo algunas avanzadillas y propuestas concretas, los procesos se eternizan y no acaban de cuajar -algunos incluso se quedan en meras intenciones-.

Así es que me pregunto insistentemente ¿qué pasa, por qué la articulación de pactos feministas no avanza más rápido?

Creo que nos tienen entretenidas. La ofensiva patriarcal contra las mujeres es tan virulenta que están consiguiendo que gran parte de la energía y atención del movimiento feminista esté puesta casi exclusivamente en defender lo más básico: el derecho a nuestra integridad física, psíquica y el derecho a decidir sobre nuestros propios cuerpos y sexualidad; en definitiva a defender la base para una vida libre de violencia: la consideración mínima de ser personas. Y mientras nosotras mismas nos vamos agotando, no hay tiempo casi para percatarse de cómo nos va a afectar el nuevo orden económico que está emergiendo de las políticas criminales [neoliberales y patriarcales], porque cada nuevo paso, cada nueva perla anunciada por el gobierno nos acerca más a la no ciudadanía, a la pobreza, a la carencia de servicios públicos y significa una vuelta de tuerca más a la opresión de género multidimensional. 

Aunque el diagnóstico lo tenemos claro, no siempre conseguimos aunar esfuerzos en la acción política colectiva. Así que hay que seguir insistiendo en que es más lo que nos une que lo que nos separa, y que nos iría mucho mejor si conseguimos articular acciones coordinadas y descentralizadas en vez de estar dispersas y suspicaces ante posibles propuestas de feminismo en red. Como dice Marcela Lagarde el feminismo es profundamente insistencialista, universalista y posibilitador de sinergias emancipadoras; desde ese lugar  de interpretación es desde donde escribo y actúo como feminista.

En estos últimos meses he participado en varias jornadas feministas convocadas con el objeto de elaborar un pacto feminista de mínimos de consenso para la agenda feminista compartida. Valoro y agradezco este tipo de acciones, porque dan cuenta de la necesidad emergente y del interés creciente que tenemos en trabajar por los pactos feministas y en conseguir unidad de acción compartiendo una agenda feminista común; y también me provocan algo de desazón al comprobar, en retrospectiva, lo que cuesta integrar propuestas ya existentes sobre las que seguir avanzando, en vez de pretender empezar de cero cada vez.


En el feminismo nunca se empieza de cero; al reconocernos como iguales y otorgarnos mutuamente la autoridad, recogemos también el testigo de quienes nos han precedido, incluso siendo contemporáneas nuestras. El reto no está en competir por el poder o la representación pública, sino en construir relaciones sinérgicas. Que quienes compartamos una visión e interpretación feminista de la vida, sumemos visiones y acciones que nos permitan superar lo fragmentario, lo excluyente, lo binario patriarcal; y que, desde la empatía y el sabernos pioneras, seamos capaces de articular procesos de diálogos y reencuentros de nuestras diversidades, capacidades, conocimientos, experiencias, voluntades, deseos y decisiones de acción conjunta.

En este sentido, hay ya algunas propuestas en el estado español que me gustan especialmente, porque creo que son piezas claves para construir ese encuentro dialógico entre feministas:

·         La iniciativa global de Pacto Feminista por las mujeres, elaborado desde la Plataforma Feminista del Ateneo de Madrid.
·         La iniciativa ‘Diálogos Feministas entre comunidades‘ en la que han participado 50 asociaciones de mujeres de 8 comunidades autónomas (Galicia, Asturias, Navarra, Euskadi, Cataluña, Valencia, Madrid y Andalucía) y que han consensuado un plan de acción común para una mayor incidencia política, articulado desde la Federación Feminista Gloria Arenas a través del proyecto Ruta Violeta.
·          
Además ha habido otras muchas iniciativas con valor sumativo para ir generando sinergias entre mujeres, como la iniciativa de la Plataforma Feminista de Alicante de articular un pacto entre mujeres por los derechos sexuales y reproductivos y la interrupción voluntaria del embarazo que, si bien no consiguió su cometido de conseguir que las parlamentarias suscribieran un “pacto entre mujeres que garantice los derechos sexuales y reproductivos y la interrupción voluntaria del embarazo, haciendo valer su condición de Parlamentarias, ejerciendo como nuestras legítimas representantes y oponiéndose a cualquier reforma de la actual ley que signifique un retroceso en los derechos adquiridos por las mujeres”, puso en evidencia la #alertafeminista en la que estamos en el estado español y la dificultad de impulsar alianzas entre mujeres cooptadas por las estructuras jerarquizadas de sus partidos políticos y el orden social de género que se impone desde los mismos.

También desde el Foro Feministes de Catalunya se impulsó la iniciativa de realizar un acuerdo de mínimos con movimientos feministas de Catalunya, hombres y mujeres de realidades ideológicas distintas, con el objetivo de que se incluyan en los programas políticos de todos los partidos representados en el Parlamento catalán, 9 exigencias básicas para mejorar la situación de las mujeres como consecuencia de la crisis económica y los recortes sociales. Esta iniciativa se impulsó en el marco de la celebración del 8 de marzo de 2014, en la que se presentó un manifiesto "exigencias básicas mínimas para incluir en los programas electorales" de los partidos políticos, en torno al cual, se consiguió el apoyo de más de 250 firmas de personalidades muy diversas, hombres y mujeres, de la sociedad catalana.

Y así estamos, innovando, insistiendo y pactando por otro modelo de sociedad en el que la equivalencia humana sea uno de los valores que fundamente nuestra convivencia. Y claro está, seguiremos insistiendo,  y en el camino también iremos sumando diálogos y acciones; ¿te apuntas?